23/2/10

El envejecimiento es un gran desafío que necesita medidas estructurales. Galicia necesita un plan estratégico

Aunque las evidencias estén a la vista de cualquiera, en un paseo por cualquier ciudad gallega, Carlos Ferrás alerta de la falta de concienciación. De que la sociedad todavía no tiene asumido “el grave declive” que supone el envejecimiento poblacional. “Necesita medidas estructurales”, apuesta este experto en Geografía, profesor de la USC.
–¿Galicia está condenada al envejecimiento?
–Esperemos que no. Si seguimos los manuales de proyección demográfica utilizados en los últimos 20 años, los resultados no son nada halagüeños. Marcan esa tendencia. Pero hablar a 20,30,40, 50 años vista es especular. Los acontecimientos históricos y el desarrollo económico son capaces de cambiar las dinámicas demográficas.
–¿Hasta el punto de girar la pirámide demográfica?
–¿Era previsible que a España llegara un flujo de inmigrantes tan fuerte que suponen ahora 5,5 millones de personas?
–¿Y cuál es la receta para frenar el envejecimiento?
–Hay primero que asumir el grave declive que esto supone para la sociedad gallega. Desde la política es necesario un gran plan estratégico que identifique los sectores clave de la economía, los motores del cambio. Un gran pacto por la innovación y el desarrollo con todos los actores sociales, la universidad y los empresarios.
–¿No existe esa concienciación?
–No. Y si se quiere atajar un problema estructural como el de la demografía gallega se necesitan soluciones estructurales. De futuro. O se asume como un gran desafío o no se darán pasos para delante. El resto son parches.
–¿Y las políticas sociales? Bajas de maternidad y paternidad, ayudas...
–Eso ayuda. No es negativo, evidentemente. Pero lo atractivo es generar riqueza, industria, puestos de trabajo para crear ilusión en la base social. Eso además ofrece una imagen diferente a quien está fuera, al inmigrante.
–Lo que ayudaría también a contrarrestar el sobrecoste del envejecimiento.
–El elevado envejecimiento permite que haya menos activos, lo que repercute en que la tasa de desempleo pueda bajar. Pero eso es un espejismo. Una recesión medio oculta. Es cierto que ligada a los mayores hay una especie de industria, con la atención a la dependencia, los geriátricos, pero eso no es comparable al empuje de la juventud o los emprendedores.
Fuente: Faro de Vigo

Ver Cambio Demográfico y Transformaciones Territoriales en Galicia 1990-2005

30 comentarios:

Carlos Ferrás dijo...

Entón como podemos imaxinar a xeografía rural de Galicia dentro de 20 anos? un deserto demográfico? cantas aldeas van desaparecer? son viables os 30.000 asentamentos galegos? Quen pode ter interese en vivir nas aldeas galegas? e en vistalas? o turismo rural é a solución?
Se as nosas aldeas tiñan vida fai 50 anos por que non a teñen hoxe en día? que podemos facer? Xorden moitas preguntas. Que opinas ao respecto?

David Arias Quinteiro dijo...

En esta época de crisis hay gente que suele retornar al rural debido a la falta de trabajo en la ciudad, y el campo es más barato y se puede alimentar a la familia con cultivar una pequeña porción de tierra.
Yo creo que esa tendencia hacia el envejecimiento del rural va a ir cambiando con el tiempo debido a estos tipos de cambios que estamos sufriendo como el retorno de la gente al campo. También podemos destacar la influencia de los inmigrantes extranjeros hacia estos lugares. Se está viendo aunque poco a poco de la ciudad al campo.
Pienso que desde hace unos años la gente está invirtiendo en el rural (turismo rural, segundas residencias, algunas empresas pequeñas, granjas,...), aunque no son inversiones muy grandes pero poco a poco creo que va haciendo que subsista el rural.
Las grandes inversiones tendrían que venir de los poderes públicos (infraestructuras, empresas, ayudas,...) que yo creo que son los menos concienciados de esta situación de declive del medio rural al que cada vez los precios de los productos son más bajos y el agricultor y ganadero tiene que abandonar las tierras. Y cada vez las ayudas estatales son menores, y sin ayudas esto no puede subsistir.
Hoy en día se han mejorado las infraestructuras y hacen que las aldeas estén cercanas a la "gran ciudad", lo que provoca que la gente de la ciudad viva en el campo y trabajen en la ciudad debido a que la vida en el rural es más barata. Se está dando mucho ese fenómeno en los últimos años y esto hace que las aldeas no se abandonen.
También otro punto a destacar es que desde hace unos años la natalidad está creciendo, aunque moderadamente, tanto en la ciudad como en el campo, y eso lo se por propia experiencia.
Creo que aunque puede desaparecer alguna aldea, las que se encuentran peor comunicadas, no es tanto como se puede pensar, creo que el rural se va a poner de "moda".
Yo soy optimista en cuanto a que nuestro medio rural va a seguir existiendo, aunque creo que el quien se tenía que implicar más son los poderes públicos que lo están dejando de lado.

Pablo Varela dijo...

En lo primero que hay que darse cuenta es del grave problema que supone el envejecimiento demográfico. En primer lugar supondría una pérdida de vitalidad,en contraste con el medio urbano, en el cual se concentra la población potencialmente activa, con ideas nuevas e innovadoras. Por el contrario, en el medio rural cada vez más se concentra población inactiva, conformada por población jubilada.
El problema del envejecimiento solo se está “resolviendo” en parte en los espacios próximos a las ciudades gallegas, en lo que denominaríamos espacio suburbano, a través de la primera residencia. Esto se debe a factores como la mejora de las comunicaciones o de suelo más barato en la periferia con respeto a la “ciudad central”. Sin embargo, esta población ocupa, en gran medida, su puesto de trabajo en la ciudad y no realiza su “vida” en el entorno rural (ciudad dormitorio),siendo escasa las que se ocupan de nuevas actividades en el medio rural, como puede ser el turismo rural o industrias agroalimentarias de diverso tipo. Una solución al respecto podrían ser subvenciones de los entes públicos correspondientes, que inciten a la gente a invertir en este tipo de actividades. De todas maneras, este hecho solo tiene lugar, en el espacio próximo de las ciudades más populosas, siendo los espacios más alejados de los entornos urbanos los más olvidados, que se correspondería sobre todo con municipios del interior de Galicia, que son los que se encuentran más alejados del Eje Atlántico, y con ello de los servicios, infraestructuras, etc. Esto se refeja por ejemplo con la llegada del tren de alta velocidad, que contribuirá a aumentar la polaridad en el territorio gallego. Estes núcleos incominicados serán, en mi opinión los que tengan más difícil subsistir(sumando admemás el efecto de la tpografía en la parte oriental de Galicia, que tiende a agudizar el problema de la incomunicación.

El envejecimiento de la población causa otros problemas, como es el financiamiento de las pensiones, que no depende de las cotizaciones realizadas por los jubilados durante su época de actividad, sino de las que realizan los trabajadores en activo en cada momento. Por eso, el incremento de población anciana, puede hacer peligrar las pensiones de los futuros pensionistas, provocando todo ello modificaciones importantes en los sistemas de pensiones. Otra consecuencia sería el gasto realizado en los sistemas sanitarios, debido al incremento de las estancias hospitalarias, por ejemplo.


Soluciones: Mejora de las infraestructuras de comunicación, no solo entendiendo por ello las carreteras estatales generales, autonómicas, etc, que comunican el espacio urbano con el rural, sino las pistas que vertebran el espacio rural entre si. Este ejemplo queda patente en un territorio próximo, como es el caso de Santiago de Compostela, en donde la carretera dirigida al aeropuerto está en buenas condiciones, mientras que las pistas que comunican las diferentes aldeas de la Labacolla y parroquias colindantes están en unas pésimas condiciones. Pero está mejora no solo se debería a la mejora de las infraestructuras físicas propiamente dichas, sino también las nuevas tecnologías de la comunicación, entendiendo por ello el acceso a internet, muy poco generalizado en el medio rural.
Otra posible solución sería la instalación de servicios públicos de diversa índole (sanitario, deportivo…) que atraiga a población. Pero esta solución puede ser entendida más como una realización a posteriori (una vez establecida nueva población en el medio rural) que como un factor de atracción, debido a la gran cantidad de costes que supondría la instalación de un determinado servicio y que no viniese nueva población (servicios establecidos para la población presente, no para una futura). Esto se comprueba en Sigüeiro, por ejemplo, donde se empezaron a instalar más servicios públicos (y de mayor calidad) una vez se empezó a establecer la población en este pueblo.

David Márquez dijo...

Al envejecimiento en Galicia no se le da la importancia que realmente tiene. Ni los gobiernos de turno ni la sociedad en general estan concienciados en atajar este problema. Creo que las medidas estructurales a las que Carlos Ferrás alude supondrian un cambio de rumbo para este declive poblacional.

Para mi entender la solución no esta en la ruralización de la geografia gallega sino en tomar medidas concretas en favor de la natalidad, crear empleos, ayudas sociales. Un ejemplo son los paises escandinavos ya que hasta hace poco tenian una situacion parecida a Galicia en cuanto a envejecimiento pero lo supieron corregir muy bien dando ayudas y fomentando la natalidad. Hace poco vi en un programa de TV como una chica española que vivia y trabajaba en Dinamarca fue a hacer una entrevista y le dijo a su jefe que estaba embarazada, éste no solo le puso pegas sino que la contrató y le dio todas las facilidades del mundo. ¿Que ocurriria aqui si fuera esa misma chica a una entrevista de trabajo? Yo no me podria imaginar que un jefe este dispuesto aqui a contratar a una empleada embarazada. Esos son los pequeños detalles que tenemos que empezar cambiando. Hacer una concienciación de lo importante que es la natalidad.

David Márquez

Jorge Torres Machado dijo...

É evidente que existe un grave problema de abandono rural. De feito é Galicia a comunidade con máis núcleos abandoados e, por suposto, sempre nas comarcas do interior.
O crecemento e dinamismo que experimenta o corredor occidental de Galicia contraponse, entón, con esta situación.
Non vexo posible que sobrevivan os 30.000 núcleos de poboación, nin sequera moitos menos, xa que garantir servizos para todo o territorio sería unha tarea utópica.
Así a todo, creo que o futuro das aldeas galegas pode ver a luz ao final do túnel, pola volta de moita poboación a estas comunidades sexa por cuestións de retornar, de traballo (turismo rural, pequenas empresas, e incluso complementar o traballo nas cidades con unha pequena horta no rural), de maior calidade de vida, polo precio do solo...
As posibilidades de facer resurxir estas areas son moitas, se ben é evidente que é o ámbito político o que máis se ten que mover para darlle o empuxe necesario.
En definitiva, creo que é complicado que as aldeas poidan volver a recuperar a sua antigua vitalidade, xa que a atracción das cidades e da emigración noutros tempos terminou por vaciar estas concentracións en favor doutros núcleos, pero si que é moi posible que moitas delas recuperren parte da súa poboación e dinamismo, se ben redireccionando o seu papel, xa non tan agrícola, cara a outro centrado no sector terciario ou residencial.

Anónimo dijo...

A longa esperanza de vida española, e concretamente galega é un bo indicador de evolución respecto ao século pasado.O crecemento vexetativo é baixo, polo tanto atopámonos cunhas taxas de natalidade e mortandade baixas. Consecuencia disto, é unha maior inversión estatal nas persoas maiores (pensións, sanidade), pero tamén é unha fonte de traballo (xeriátricos, centros de día...). Mais a sociedade non se pode aferrar á comodidade dos feitos, ten que ponderar e impulsar a xuventude para que de verdade o sistema funcione e sexa estable. O futuro próximo, respecto á natalidade será positivo en directa relación cos inmigrantes que ben por outra mentalidade cara á familia, ou ben polo tipo de traballo que aportan, están a poboar as vilas galegas como ocorre no meu entorno. Por tanto, debería producirse un cambio na mentalidade individual, social e por parte do Estado reaccionar con políticas reguladoras para os inmigrantes e alternativas para os xóvenes. TANIA AMADO.

Sandra dijo...

Desde hace varias décadas la situación de envejecimiento de la población gallega y el despoblamiento de las zonas del interior se han acentuado. Sin embargo, y a pesar de que las medidas tomadas al respecto para paliar estos problemas son insuficientes, parece que la tendencia tiende a cambiar positivamente.
Esto se debe sobretodo a la llegada de inmigrantes, y a algunas medidas positivas como son el impulso que se le intenta dar a algunas zonas rurales, algunas facilidades y ayudas económicas con respecto a la maternidad, etc.
Sin embargo, en el contexto español, Galicia es una de las regiones que menos inmigrantes recibe, y cuya tasa de envejecimiento de población es de las más altas del mundo, por lo que la actitud frente a este problema debería ser más activa y sobre todo efectiva, haciendo de Galicia una región dinámica económicamente para atraer población extrangera, haciendo más atractivas las zonas rurales y del interior para que sean repobladas y desarrollando una política social que eliminase las trabas que actualmente supone convinar la vida laboral y la maternidad.

Anónimo dijo...

Es claro, que Galicia tiene y tendra un tasa de poblacion envejecida. debido en gran parte al estancamiento de sus principales motores economicos( la pesca). lo que ha producido en la principales ciudades occidentales un paron, en su crecimiento. ya que el sector servicio no es tan atractivo como en otras zonas del estado español. si le unimos el alto porcentaje de población rural que tiene este territorio se produce un grave problema de envejecimiento y estancamiento.
ya que la mayor parte de la poblacion seguira emigrando hacia otras zonas. en mi opinión, creo que lo ideal seria incentivar la industria y los factores economicos, pero tambien hay que ser realistas y saber que eso tardara aun muchos años o incluso no se dara nunca. por eso hay que buscar nuevas alternativas para incentivar a la emigracion tanto interior como exterior. nuevas formulas basadas en el sector servicio, potenciar el turismo , que no se base solamente en un turismo religioso con el camino de santiago.para mi la clave estaria en un turismo de alta calidad, como puede ser el cientifico, aprovechando los recursos naturales que les da esta tierra.esto , unido al religioso, rural y sol y playa seria muy positivo. claro esta que es muy dificil cambiar la tradicion de un pueblo emigrante, como el gallego. pero fomentando propuestas de verdad y no falsas esperanzas como se esta haciendo en la actualidad se puede convencer a la población de que Galicia es una comunidad atractiva para vivir.
otyra idea es fomentar la habitabilidad de la zonas rurales del interior , para mi eso tendria que correr a cargo de las administraciones por medio de sus consejerias corespondientes. fomemtar el sector primario entre los jovenes y los inmigrantes para darle un potencial óptimo.

Anónimo dijo...

Es claro, que Galicia tiene y tendra un tasa de poblacion envejecida. debido en gran parte al estancamiento de sus principales motores economicos( la pesca). lo que ha producido en la principales ciudades occidentales un paron, en su crecimiento. ya que el sector servicio no es tan atractivo como en otras zonas del estado español. si le unimos el alto porcentaje de población rural que tiene este territorio se produce un grave problema de envejecimiento y estancamiento.
ya que la mayor parte de la poblacion seguira emigrando hacia otras zonas. en mi opinión, creo que lo ideal seria incentivar la industria y los factores economicos, pero tambien hay que ser realistas y saber que eso tardara aun muchos años o incluso no se dara nunca. por eso hay que buscar nuevas alternativas para incentivar a la emigracion tanto interior como exterior. nuevas formulas basadas en el sector servicio, potenciar el turismo , que no se base solamente en un turismo religioso con el camino de santiago.para mi la clave estaria en un turismo de alta calidad, como puede ser el cientifico, aprovechando los recursos naturales que les da esta tierra.esto , unido al religioso, rural y sol y playa seria muy positivo. claro esta que es muy dificil cambiar la tradicion de un pueblo emigrante, como el gallego. pero fomentando propuestas de verdad y no falsas esperanzas como se esta haciendo en la actualidad se puede convencer a la población de que Galicia es una comunidad atractiva para vivir.
otyra idea es fomentar la habitabilidad de la zonas rurales del interior , para mi eso tendria que correr a cargo de las administraciones por medio de sus consejerias corespondientes. fomemtar el sector primario entre los jovenes y los inmigrantes para darle un potencial óptimo.

15 de marzo de 2010 02:01

Yeray Gutiérrez Pérez

Anónimo dijo...

Desde luego el envejecimiento demográfico es un grave problema,que acarrea importantes desajustes económicos y sociales y acentúa la diferencia "urbano Vs rural".Por ello estoy totalmente de acuerdo en el punto en el que se defiende que para que se produzca un cambio, es necesario "asumir el problema y tomar concienciación",la solución pasa,bajo mi punto de vista por un cambio de percepción en términos culturales y por una clara apuesta por la formación y la participación de los principales actores del proceso,esto es,la sociedad.

Imagino que cuando superemos el inmovilismo que nos paraliza en ciertas(no todas) cuestiones empresariales,industriales o simplemente culturales podremos asumir y tomar las medidas necesarias para un cambio de rumbo que conduzca en último término al cambio demográfico.

Sin duda el tema del turismo rural,citado en una de las respuestas,ilustra perfectamente la cuestión de inmovilismo empresarial o cultural,¿cuantas casas de turismo rural han sido creadas en Galicia en los últimos 15 años por el simple hecho de contar con las ayudas de Xunta y estado para reformar la casa? ,¿cuántas han apoyado su promoción y puesta en marcha acompañadas de una oferta complementaria dinámica?, ¿cuántas han acabado por cerrar por tener los índices de ocupación más bajos de España,siendo Galicia la comunidad del país en que más claramente(que no acertadamente) se había apostado por este tipo de turismo?


Fernando.

Anónimo dijo...

La situación actual del medio rural gallego pasa por su particular juicio que decidirá su porvenir, para bien o para mal. Una situación que lejos de conformarse de golpe se ha ido fraguando a lo largo del s.XX al mismo tiempo en que por fin Galicia entraba en su pequeña era industrial.

Muchas son las regiones en el mundo que se han industrializado y que, aunque viven la problemática del envejecimiento de población, en el caso gallego es un problema muchas más agravado, pero… ¿qué tiene Galicia de particular?

En el caso gallego el contexto geográfico y social es muy singular respecto a otras partes del mundo. En mi opinión el gran problema es el poseer dos puntos débiles teniendo en cuenta la sociedad actual, ya que antes no lo eran. Por un lado su periferia y lejanía de los grandes centros económicos del mundo: tiene un papel interesante y es la proximidad con una gran autopista marítima, pero esto para nada es relevante en el interior gallego; por el otro, su organización territorial, con esos 30 mil asentamientos en el territorio, cifras escandalosas que para nada son viables en la sociedad actual en la que las personas buscan vidas cómodas, con la mayor cantidad de servicios posibles y por supuesto, trabajo para ganarse la vida así como proximidad al mismo.

¿Qué podemos hacer? Creo que poco, al menos en lo que se refiere a conservar esa gran cantidad de asentamientos. Son necesarias muchas infraestructuras, servicios, algo que cuesta mucho dinero público y nuestras ciudades no están precisamente sobradas, por lo que incluso suministrar agua corriente a pequeños pueblos que ni en años rentabilizarán la inversión sería perder esos fondos para otras infraestructuras urbanas que sí podrían ser rentabilizadas, por lo tanto, tratar de mantener 30 mil asentamientos sólo lleva a que el conjunto gallego siga más atrasado, al menos mientras la sociedad actual siga por este camino, hipotecando nuestras ciudades y el porvenir del conjunto.

Así pues el modelo debe pasar por ir reduciendo estos núcleos, los ayuntamientos, tratar de dar más relevancia a la comarca y vertebrar mejor el territorio por medio de autobuses que de manera eficaz te llevarían a los grandes centros intermodales permitiendo una mejor comunicación con las ciudades y, a su vez, con el mundo. A partir de aquí, en materia pública poco más se podría hacer, una vez suministrados los servicios y generadas las oportunidades es el libre albedrío de la población el que decidirá dónde quiere vivir.

Adrián Souto Rial

Anónimo dijo...

Esta claro que en la actualidad existe un problema en Galicia con el elevado envejecimiento que sufre la población, sobretodo en el ámbito rural. Esta tendencia puede mejorar con el paso del tiempo pero no creo que hasta el punto de cambiar la estructura de la piramide de población.
Existen varios fenomenos que pueden ayudar en este proceso de rejuvenecimiento de la población, como son las migraciones de la ciudad al campo, que en estas últimas décadas están aumentando debido a que las personas buscan cada vez más, vivir en un lugar distinto en el que trabajan, por lo que el mundo rural es utilizado en numerosas ocasiones como segunda residencia. Este fenómeno atrae a gente joven al mundo rural por lo que se revitaliza la estructura económica de la población ya que estas personas tienen un carácter más emprendedor y crean empleo en el rural.
Por todo esto creo que el rural gallego si que tiene futuro, pero aun así muchos nucleos de población, los más pequeños y aislados, seguiran desapareciendo ya que muchos de estos jovenes se asientan en los nucleos de población mas próximos a las ciudades, por lo que cada vez se notará más esa diferencia entre el mundo rural y urbano ya que estos nucleos de población acabaran por ser absorbidos por la ciudad.
Existen tambien otros proyectos capaces de atraer población a los nucleos más deshabitados, como es la creación de pequeñas empresas o el turismo rural. Gracias a esto el nucleo rural sufre un rejuvenecimiento de sus infraestructuras y se creará empleo con la creación de casas de turismo rural en los que pueden trabajar los habitantes del pueblo, por lo que funciona también como fijador de población.
Manuel Hermo

Anónimo dijo...

É evidente que no medio rural galego hai un grave problema de envellecemento e despoboamento, aínda que en moitos ambitos da sociedade non se tomou conciencia deste problema.A pesar disto nos últimos anos hai un cambio nos fluxos de poboación entre o o medio urbano e o rural. Algunha xente vai a vivir o rural debido o baixo prezo do solo e en busca dunha mellor calidade de vida. Son moi comúns os procesos de contraurbanización etc. Neste tipo de asentamentos os seus habitantes na sua maioría viven aqui pero taballan na cidade (grazas o increpento da capacidade de mobilidade), e na miña opinión isto non contribúe a que se emprenda ningún tipo de actividade que contribúa o desenvolvemento económico destas areas. O medio rural tradicional cambiou, e o número de agricultores é menor e a función do medio rural pasará a ser case exclusivamente residencial. Ademáis producese unha certa urbanización do campo, o que repercute no deterioro das cualidades ambientais que o fan atractivo, e que fai que moita xente pase a vivir neste medio. O freo da despoboación pasará pola xeneración de actividade e de emprego endóxeno.
Ángel Duarte Campos

Anónimo dijo...

Quiero destacar que la el desarrollo de Galicia es el dearrollo de sus ciudades, sobre todo las costeras. Dichas ciudades crecieron de forma espectacular en muy pocos años aprobechando una serie de recursos, como puede ser el mar. Pero dicha evolución ha dejado totalmente al margen al medio rural. Este problema de dexconexión de lo rural y lo urbano quizas se deba a la inexistencia de núcleos que actúen como enlace entre estas dos realidades. En mi opinión dichos núcleos controlarían una determinada área y harían el papel de agentes vertebradores del territorio conectando las posibles potencialidades del medio rural con el medio urbano, que a su vez controlaría varíos de estos núcleos intermadios. Así,todo el territorio estaría conectado y el medio rural tendría un puente para su desarrollo.

Luis Casais Calo

Anónimo dijo...

A Galicia tal e como a coñecemos hoxe en día claro que mudou significativamente con respeto a de outras décadas, pero é unha dinámica que se repite tamén en toda España, e en moitos países occidentais. Está claro que o problema do despoboamento galego e da pérdida de poboación é considerado como algo máis secundario e ese pode ser un punto clave porque faltan políticas e falta de interese da poboación, sobre todo en estes últimos anos onde a xente nova ou non quere aumentar a natalidade por medo a unha perda de emprego ou xa directamente porque non atopan emprego e moita da xente nova xa emigra cara cidades ou países europeos.
Se non se toman medidas de apoio a xente nova, creación de emprego sobre todo, dotacións de infraestructuras, etc. si posiblemente Galicia poida ser un vacío demográfico. Un caso que podemos ver cada día son o peche de escolas no rural, onde so quedan 4 ou 5 nenos, algo que tamén nos deixe a dúbida de se esa política é beneficiosa, porque así moito menos se solucionará o problema do despoboamento, esas familias as que lles quita un servicio básico terán que marchar.
En canto a problemática de porque antes si se mantiñan tantos asentamentos galegos e tiñan unha dinámica, era sobre todo porque a poboación vivía do rural, do que producía e podía vender en feiras ou mercados, e non estaba tan dinamizado o sector industrial e moito menos o terciario, polo tanto si se sostiñan eses asentamentos, pero o comenzar a crearse industrias, comenza o despoboamento e moitos deses núcleos quedaron abandonados ou polo menos sen vitalidade.
O que pode salvar o rural galego, son sobre todo a xente nova que aposte por traballar ou polo menos vivir alí no rural, aínda que se desplace todos os días, e sobre todo porque dende as administracións de tome conciencia deste problema, e se axude a xente emprendedora con proxectos para o rural, se faga "atractivo" o medio rural, non so que quede relegado para o turismo rural, o cal opino que non e unha solución, porque agora esta de moda esa modalidade de turismo, e o mellor dentro de 5 anos xa está pasado de moda e todos os esforzos foron en vano; polo que deben terse en conta tamén proxectos máis a longo prazo ou que dinamicen moitos sectores, como económico, social ou cultural.

o medio rural galego non ten porque desaparacer sempre que se tome conciencia dos problemas que hai e se faga un esforzo por mantelo vivo.

Tania Bouzas Varela

Anónimo dijo...

O problema do avellentamento en Galicia leva consigo o despoboamento. Este problema é un dos máis graves para a sociedade galega actual, polo que tanto sectores económicos, como sociais e empresariais deberían ter conciencia. A falta de solucións, non se debe so ó sistema de asentamentos que se está a adoptar ca revalorización, principalmente de todo o Eixe Atlántico, senón tamén por non considerar o grave problema que pode ter nun futuro próximo o despoboamento. Aínda que a partir dos anos 80 danse dous fenómenos novos como son a suburbanización e a contraurbanización das zonas periféricas das principales cidades galegas, motivo polo que veñen a ser os municipios cun maior crecemento, especialmente de xente xoven, non é nin a solución nin a realidade de Galicia. Estas municipios ou cabeceiras de comarca, son atractivas na maioria dos casos para a xente xoven, por un precio mais barato da vivenda, a súa cercania o lugar de traballo, servicios sociais e culturais básicos...En contraposición a isto están o resto de municipios que ano tras ano perde poboación, xa sexa por falta de oportunidades para os activos ou por que o envellecemento é moi acusado. A solución aínda pasa antes de nada por un cambio de mentalidade e por asumir o problema que padecemos. Sara Alcalde

Anónimo dijo...

En sentido amplio, estoy de acuerdo con la existencia de un problema en el medio rural gallego. Un problema que es resultado de o que se descompone en varios problemas: es evidente la cuestión demográfica, pero también los desequilibrios en cuanto a desarrollo económico, desajustes de redes de comunicación, problemas de índole urbanística, dotación de servicios... Creo que es una cuestión compleja que debería ser acometida desde una perspectiva integradora, pero que al mismo tiempo se observen todos los distintos factores en liza. Para mí es el resultado de la confluencia de falta de planificación en términos económicos, demográficos y urbanísticos a todos los niveles de administración, unido a una escasa concienciación social y a falta de sentido colectivo. Durante décadas la dinámica ha sido la de hacer cada uno la guerra por su cuenta, y buscando el beneficio propio y no el colectivo. Llevamos demasiado tiempo viendo como cada provincia, cada una de las grandes ciudades, cada ayuntamiento, cada pueblo o cada aldea se pelea con las vecinas y consigo misma por obtener o desarrollar la mejor infraestructura, la próxima instalación industrial, tal o cual medida de protección ambiental o social, o la mayor atención de la administración superior para atender sus necesidades únicas, inexcusalbes y urgentes.

Prisco Marcos

Anónimo dijo...

Creo que en Galicia é evidente o problema do despoboamento rural e creo que é un feito que terá dificil solución senon se traballa de inmediato con el. Hai que evitar que a poboación se polarice unicamente entre as cidades, o seu entorno e, as cabeceiras comarcais cunha economía dinámica.
Galicia históricamente conformouse como un territorio con entidades de poboación dispersas. Esto está cambiando. Nas provincias de Lugo e Ourense existen xa moitas aldeas que se atopan completamente deshabitadas e outras que levan o mesmo camiño, o reducir ampliamente a súa poboación. É evidente que dentro de 20-30 anos, o número de poboacións deshabitadas se reducira moito máis.
Incentivar a economía nas áreas rurais pode ser un xeito de recuperar a súa poboación. A época actual, na que se vive unha forte crise económica, debería ser aprobeitada para favorecer este cambio. Moitas empresas aprobeitan a actual situación para "fuxir" a países máis baratos ou para reducir persoal. Esto provoca que exista unha gran taxa de paro en todas as capitais galegas. Se conseguimos fixar poboación no medio rural conseguiremos evitar a acumulación de activos laborais en paro. Unha economía dinámica e deslocalizada pode permitir a recuperación da economía galega, e deste xeito, o potenciar o traballo e a estabilidade, aumentar a poboación tamén en toda Galicia, non so nas áreas urbanas e as súas periferias.
É posible que a economía actual impida un maior crecemento das cidades. Galicia debería adaptarse a esto, e buscar o crecemnto doutro xeito, no que o peso do país non sexa levado unicamente polas cidades.

Pablo Alonso Barreiro.

Anónimo dijo...

O avellentamento da poboacióon galega é unha evidencia, e o problema está en que non hai unha concienciación deste feito. Este problema debería resolverse primeiro dende os poderes públicos, xa que teñen a potestade para desenvolver certos sectires económicos que poidan, tanto atraer a inmigrantes xóvenes como facer que a poboación galega non emigre. Penso que unha das formas de facelo sería ofrecendo axudas para que a xente nova poida desenvolver os seus proxectos empresariais en Galicia e non teña que emigrar para poder facelo. A innovación evidentemente é fundamental, pero para levala a cabo necesítase solvencia económica, para a Administración debería dar mais subvencións das que se dan. Outro problema é que, ás veces as que se dan non se invirten adecuadamente.

Outro dos problemas que ten o rural é a falta de servizos básicos, ou aínda que non sexan básicos si necesarios para a sociedade na que vivimos, como acceso a internet, alcantarillado ou suministro de auga corrente. A falta destes servizos nótase menos nas áreas periurbanas, posto que a deslocalización residencial fai que se teñan que levar a estas zonas cetos servizos que demanda a poboación. Pero nas aldeas mais afastadas dos núcleos urbanos isto non ocorre, entón estas zonas on poden atraer poboación, senón todo o contrario.
É comprensible que ás empresas privadas non lles compense ofrecer certos servizos a áreas pouco poboadas, pero entón debería facelo a Administración.

Por outra parte, é certo que a dispersión dos asentamentos galegos fai que moitas áreas estén moi afastadas de certos servicios públicos como a sanidade ou a educación, e nalgúns casos as infraestucturas viarias non son as adecuadas o que fai difícil que estas áreas se desenvolvan.

Sandra Expósito Rodríguez

Anónimo dijo...

creo que la mayoria de la gente dejala ciudad y vuelva al rural porque el precio de la vida es mas barato y se puede vivir con los alimentos de el campo.
atraccione por la poblacion es la meyor cosa para volver a la ciudad.
vanessa

Anónimo dijo...

Galicia conta con un gran número de núcleos rurais, a maioría dos cales e atopan na zona interior.Moitos de estes núcleos poden tender a desaparecer porque contan con un reducido número de habitantes.Esta redución pódese deber nalgúns casos a alta mortalidade que se rexistran nesas zonas, debido o alto porcentaxe de xente maior pero tamén se debe a que moitos do xóvenes do medio rural marchan a buscar novas oportunidades nas cidades ou no entorno destas.
Este abandono do medio rural non é un prolema só de Galicia senón que é un problema que sucede en moitas outras rexións.

Para tratar de frear este abandono das zonas rurais, teríanse que tomar medidas por parte sobre todo do ámbito político. Deberíase potenciar aqueles puntos fortes que existiran nese núcleo, poderíase especializarse nun determinado producto agrícola ou gandeiro; tamén se podería enfocar o medio rural cara un uso máis residencial, é dicir, traballa riase na cidade e viviríase na zonas rural.Asi como é importante a potenciacion do turismo rural.

Natalia Valero Martínez

Anónimo dijo...

Se suponhemos que o devalar do tempo traerá canda si, unha evolución semellante a que tivo deica o de agora, o noso rural estará inzado de urbanizacións con tellados a dúas augas e un cativo xardín na parte de adiante,poboados por xente que vive nas cidades e que fai toda a súa vida na cidade e non se sinte pertencente ó mesmo, iso si, ponheremos unhas vacas de cartón pedra para que cando venhan os turistas atopen o bucólico mundo rural que lle venderon.
Con todo non estou en contra do turismo rural: nin da súa potenciación, nin do feito que sexa unha alternativa moi a ter en conta, o que si que rexeito é o feito de que se adite ponher como a única, coma se ó medio rural galego non lle quedase outra saída. Négome a pensar que non sexamos quenes de artellarmos un medio rural dinámico, competitivo, sustentábel e diversificado, que poida converterese nunha alternativa real para calquera que queira establecerse, e non nun perenne problema, como adoita ser visto.
Para iso estou dacordo que cómpre unha que todos os axentes sociais, potícios colaboren na mesma dirección, para o cal coido que é moi importante que os habitantes das cidades e os mesmos do rural,(en si o conxunto da sociedade galega) nos afastemos dos tópicos e prexuizos, que xiran darredor da vida no rural, e lle demos o valor que realmente ten, tivo e terá.
Obviamente dubido que que se poida facer da noite para a manhá...

Alfonso Leal García

Martiño dijo...

Nunha sociedade avellentada coma a nosa as posibilidades de desenrolo para o rural son máis ben poucas dende o meu punto de vista. Temos case a metade dos núcleos de poboación de España, o que repercute nun gran gasto de mantemento, que aínda así este non se distribúe da maneira máis efectiva. Unha das posibles medidas de dinamización pasaría por darlle ao rural galego un valor que non posúe, hoxe en día infravaloramos este medio dun xeito alarmante. Concederlle un valor, apostando polo traballo no sector agrario (Un sector con síntomas de envellecemento da súa poboación alarmante), apostando por un turismo ecolóxico e as súas alternativas de ocio… en definitiva, facer do rural galaico unha área de novas posibilidades ante un futuro próximo para evitar o eminente declive destas áreas.

Sophia Weber dijo...

Galicia no es un espacio cerrado, sino abierto, por ejemplo, para flujos migratorios de todo España.
El país gallego, en comparación, es una región con mejores condiciónes físicas xeográficas.
Situada en una zona húmeda y llena de rios grandes, Galicia no tiene tan grandes problemas con agua potable disponible.
En el futuro, el cambio climático va a ser la mayor influencia para la distribución de la población en todo el mundo.

Sophia Weber

Ruben Fajin dijo...

O envellecemento poblacional e un problema moi grave nas sociedades actuais,ainda que penso que o igual que o superaron outros paises nos tamen nos podemos recuperar.
Para isto necesitariase sobre todo fomentar a maternidade e o emprego xuvenil para facerlle ver a xente nova que manter varios fillos nun fogar non sera unha forte carga economica.
En canto o rural galego,esta claro que nunca volvera a ter a vida que antigamente tivo,no que se refire o tema agrario.O que nun futuro proximo se dara e unha volta as aldeas por parte de xente que busca tranquilidade pero que ten os seus empregos en zonas urbanas.

Anónimo dijo...

Pienso que es difícil solucionar el problema del envejecimiento,sobre todo en un lugar como Galicia en sus zonas rurales donde ese problema se incrementa al marcharse la gente jóven a zonas más dinámicas dejando las zonas rurales de orígen huérfanas de relevos generacionales.Si bien es cierto que en los últimos años se está intentando recuperar y creo que esas recuperaciones irán en aumento ya que e están llevando a cabo planes para incentivar el repoblamiento de zonas rurales semivacías o incluso casos de pueblos fantasma donde todos sus habitantes se habían trasladado.Sin embargo,como bien dices se necesitan cambios estructurales,no se bien de qué tipo pero los incentivos existentes no son suficientes para recuperar las zonas rurales más enjejecidas e incluso las zonas no rurales que están sufriendo un envejecimiento fruto de la corriente generalizada de bajas natalidades que pienso que se deben solucionar.

Darío Bermúdez

Anónimo dijo...

A poboación de Galicia ten unha densidade superior a media española, pero con grandes diferencias, concentrándose gran parte no golfo Ártabro e nas Rías Baixas. O desequilibrio pódese deber aos recursos do litoral e a industrialización desta zona, a introdución de cultivos na mesma e por suposto ao comercio marítimo que se iniciou fai séculos. O resultado é un crecemento das cidades e das periferias, estancandose o crecemento das primeiras a favor das segundas, como transcurriu en Esaña e en Europa antes.
A tendencia demográfica é a dun retroceso demográfico cunha estructura madura, pola emigración de tempos pasados e pola propia transición demográfica. A curto plazo, nuns 20 anos Galicia irá vendo minguada a súa poboción, pero o seu proceso será lento.

Debe prestarse máis atención ao problema dos desertos demográficos da rexión. A maioría dos xóvenes galegos abandonan o campo pola cidade donde teoricamente as condicións son mellores, o que convirte o rural galego nun deserto demográfico poboado polos maiores. Actualmente xa existen pobos fantasmas, moitos deles en Lugo. A ausencia en todos os niveis de iversións estatais e autonómicas xunto co avellentamento e falta de renovación xeneracional acusan a despoboación. A primeira ausencia implica unha falta de oportunidades que obriga a marcharse cara ás cidades ou cara outras comunidades. A despoboación é claramente negativa, pero a concentración da poboación non, sempre que se potencie a renovación xeneracional e s diversifique a economía. Para evitala despoboación sería interesante aumenta o nivel de vida e unha concienciación maior e en harmonía ca natureza, xa que o rural posúe valores que a cidade non ten claramente.

Os asentamentos en Galcia rondan os 30.000 e dado que as inversións son insuficientes e os servizos á comunidade precarios, non serían viables xa que esa poboación supón máis gastos que ingresos (pensións, sanidade, poboación non activa...). Ademáis dificilmente se pode restructurar a rexión con tal cantidade de asentamentos.


Ca industrialización plena española, co aumento da calidade de vida nas cidades,coa emigración, co avellentamento da poboación e as taxas de natalidade baixas e sobre todo co cambio nos sectores económicos que sitúan a na última posición. A tradición dunha Galicia rural, poco dada ós cambios, así coma outros factores históricoa fai que Galicia non se adaptase ós cambios necesarios que conlevan ó pregreso e que nos sitúan nun segundo plano e en retroceso.
TANIA AMADO

Anónimo dijo...

Comentario al respecto del documento: “Cambio demográfico y transformaciones territoriales en Galicia 1990 – 2005”.

En primer lugar daré una visión panorámica del contexto territorial gallego, de cómo ha evolucionado y luego, de los problemas asociados a los nuevos procesos. Para ello se puede señalar en primer lugar el proceso de concentración sufrido por las ciudades gallegas, debido principalmente a factores exógenos, como ocurrió debido a la designación como polos de desarrollo de Vigo y Coruña con el Plan de estabilización de 1959. Pero también tuvieron parte de culpa los recursos costeros ligados a las actividades relacionadas con el mar. Estos hechos provocaron un gran flujo de población desde las áreas rurales hacia las urbanas.

Pero desde hace un tiempo este proceso ha dejado de percibirse, y ahora son las ciudades las que expulsan población. Ahora la distribución de la población ya no se realiza de forma concentrada, sino de forma difusa por el territorio rural de los municipios periféricos de las ciudades gallegas, a través de urbanizaciones, de bloques de vivienda o de viviendas aisladas, que suelen ir destinadas hacia un sector de población concreto (como por ejemplo las urbanizaciones, para población con un poder adquisitivo un poco más elevado). En estos municipios se produce un fuerte crecimiento demográfico, incremento de población en edad de trabajar, paso de actividades agrarias a actividades de servicios (aunque también de industria y construcción). La motivación de estos movimientos es el suelo más barato, mejora de vías de comunicación, generalización del automóvil, mayor tranquilidad, etc.

Pero este crecimiento difuso, en “manchas de aceite”, trae también como consecuencia problemas, ya que responden a movimientos no planeados, por los cuales surgen conflictos de competencias entre el municipio de la ciudad consolidada y los de la periferia (crecimiento de la ciudad fuera de sus límites), debido por ejemplo, a una mayor permisividad constructiva en estos últimos. También surgen problemas con el transporte, derivados de una falta de una política de transporte público que integre a la ciudad central y a los municipios periféricos de los que sale población a trabajar hacia la ciudad. El problema en este sentido es que no hay un ámbito de decisión supramunicipal, una política de transportes (o del sector que corresponda) general que englobe a todos estos municipios. Desde mi punto de vista existe un problema de discordancia entre el transporte público que es competencia de la comunidad autónoma, y del transporte urbano, que responde a la legislación municipal y que no puede entrar en el ámbito de decisión de municipios periféricos; de ahí la necesidad de una entidad supramunicipal. Otro problema que cita el documento son los programas de atención juvenil, que permanecen concentrados en las ciudades y que debido al crecimiento rápido en la periferia, no permite prever las necesidades de servicios que se van a generar, respondiendo en este caso a una falta de planificación.
Pablo Varela Gondelle

Anónimo dijo...

*Continuación
Pablo Varela Gondelle

Pero si en los municipios limítrofes a las ciudades del Eje Atlántico el crecimiento demográfico es palpable, sucede lo contrario en los más alejados, que sufren una gran depresión demográfica. A pesar de ello hay casos que muestran la capacidad de atracción de territorios alejados de la periferia de las ciudades, como es el caso de Monterroso, citado en el texto, cuyo auge no solo se debe a un factor, sino a un conjunto de lementos interrelacionados, como el desarrollo del sector agroganadero (importancia de la capacidad de innovación), el retorno de capital de la emigración, etc. También se pueden citar otros ejemplos en Galicia, como el textil de Lalín, por ejemplo.

AdriánGS dijo...

En mi opinión la entrevista concuerda bastante con la idea que yo tengo sobre que hacer al respecto para mejorar la situación en las las zonas rurales gallegas.

Voy a poner un ejemplo sobre lo que yo veo cada semana. Siempre me llama la atención cada vez que tomo el tren, ya sea para ir a Santiago o volver a mi casa (Marín), veo un abandono de las zonas rurales que no llego a comprender el como se puede dejar estas zonas tan de lado y prácticamente muertas. Con razón hay emigración desde el rural a las zonas urbanas (yo también lo haría). Cabe destacar que no es así en todos lados, pero si en una gran parte.

Pienso que la problemática esta en la MENTALIDAD de la sociedad, en nuestros valores y costumbres, sin olvidar claro esta en las políticas conservadoras que bajo mi punto de vista han golpeado incesantemente Galicia provocando la emigración de los más jóvenes. Creo firmemente que hay que devolverle el atractivo al rural que una vez tuvo, pero de una manera distinta, modernizada por así decirlo. Promover la creación de puestos de trabajo en industrias respetuosas con el medio ambiente es una gran forma de devolver al rural la población que ha ido perdiendo, con ello el nivel de envejecimiento retrocedería y las familias más jóvenes tendrían el sostento económico necesario además de la calidad de vida que muchos desean en lugares tranquilos.

Para todo esto se necesita decisión, cambios profundos más dirigidos a la gente y no a los mercados.